UNIVERSIDAD PEDAGOGICA NACIONAL UNIDAD 202

Just another WordPress.com weblog

RESEÑA HISTÓRICA DE TUXTEPEC, LLAMADA “LA ESMERALDA DEL PAPALOAPAN”

Posted by upn202 en diciembre 3, 2009

Da clic para ver todas las imágenes de la conferencia de Antonio Ávila Galán

Por el cronista: Antonio Ávila Galán

ETAPAS HISTÓRICAS

El 26 de mayo de 1526, se fundó la comunidad de Tuxtepec, dándole el título de Villa de –Medellín en recuerdo a la patria de Hernán Cortes. A partir de entonces los españoles se posesionaron de estas tierras e introdujeron la esclavitud traficando con sus naturales, siendo éstos vencidos o cambiados por diversos objetos. La historia refiere que hombres tan desalmados hacían cambios de un indio por un queso, un indio de mejor ver por un caballo y un indio por una botella de vino, y hasta por unos enseres menores, es decir, según el sapo la pedrada.

Atentos los alumnos de la LIE escucharón la narracción de Antonio Ávila

De los años de 1521 a 1711 las enfermedades endémicas diezmaron a los habitantes de Tuxtepec en muy alto porcentaje, debido a una gran inundación en esa época, por lo mismo muchas familias de esta comunidad emigraron a otros lugares más seguros. En el año de 17aa un indígena natural de Tuxtepec se presento en la población de San Felipe Usila pidiendo se extendiera un título de propiedad, haciendo notar a las autoridades españolas que allá residían, que los moradores de Tuxtepec, y ano llegaban ni a 30 tributos , y que habían a la vez pocos mulatos en esa tierra española de Tuxtepec, y los pocos que habían trabajaban pacíficamente, pidió que se hiciera la diligencia de ley y fue en esa forma que se le vendió mencionado título de propiedad a los moradores de Tuxtepec, en la ciudad de Oaxaca, por el precio de cien, pesos que ellos pagaron al gobierno español.

En el año de 1717 se le puso el nombre de San Juan Bautista a Tuxtepec; debido a un influyente personaje proveniente de Usila, Oax., eran los que tenían el poder en sus manos perdurando por muchas décadas, hasta que fue trasladado – a partir de la compra venta,- a esta cabecera de Tuxtepec.

Tuxtepec fue siempre reconocida como Villa, primero como Villa de Medellín y después como Villa de San Juan Bautista Tuxtepec. Se elevo de Villa a Ciudad el 28 de Abril de 1928, pero se hizo oficial el 5 de Mayo de ese mismo año, trascendental hecho, pues Tuxtepec se ha convertido en una exuberante Villa de aquel entonces, en la ciudad más importante de la Cuenca del Papaloapan.

Otros Datos

Tuxtepec es un distrito creado según decreto el 23 de marzo de 1858. No figuró sino como cabecera de parroquia perteneciente a la foránea de Otatitlan Veracruz. El primer censo de población que se llevo a cabo en el año de 1910, arrojo 48 mil 325 habitantes. El municipio de Tuxtepec, estuvo constituido por San Juan Bautista Tuxtepec, San Miguel Soyaltepec, San Lucas Ojitlan, San Pedro Ixcatlan,  jalapa de Díaz, San Flipe Usila, San Juan Bautista Valle Nacioanal.

Dentro de la resolución de la división política de la fecha anterior mencionada,  Tuxtepec se componía de tres villas   y 16 pueblos   que la orden parroquia; tenemos la primera es la de Otatitlan a la cual pertenecía Tuxtepec.

En mexicano Tuxtepec significa “cerro del conejo”; etimología: Tochtli, conejo; tepel; cerro. En chinanteco lleva el nombre de geumalo que quiere decir “pueblo de camelote”. Los mazatecos le conocen con el nombre de Naxinchee que quiere decir “cerro grande”

CARÁCTER – COSTUMBRES

Los habitantes de la Villa de Tuxtepec, en aquel entonces, eran francos y sinceros. Se divieron en dos clases: la española que constituye todas las personas que hablan el castellanos y visten al uso mexicano, y la indígena, cuyos hombres usan sombrero negro en figura de un cono truncado, alto de copa y calzón de tela de lino, chamarra de bayeta azul y machete moruno, los mulatos usan pantalón, banda de seda o de lona y sombrero jarano o de palma. Los señores de la clase decente usan vestido como los de las principales capitales, pues representan elegantemente adornados. Las indígenas no se enrollan el pelo sobre la cabeza, ni usan rebozo sino después de casadas; mientras que las doncellas o solteras usan sólo huipil o manta, las trenzas colgantes, los huipiles, están adornados con bordados de seda, hilos y listones de colores, luciendo dibujos de águilas, venados, estrellas y otras figuras caprichosas, dejándolos caer sueltos hasta la rodilla.

La identidad "tuxtepecana" fue el tema principal de la conferencia.

En los bailes, la raza española asiste previo convite y danza; las mulatas concurren a los bailes de tarima llamados guapangos, para los que necesita de su convite pues basta colocar una tarima, banca o sillas y colgar faroles en una enramada o jacal descubierto y hacer algunos disparos o quemar cohetes al comenzar la noche, para que todos se den por invitados. En estos bailes la raza indígena no baila, pero asiste a ver bailar, ya en los guapangos, ya en los salones de baile de españoles o mestizos. En los guapangos los instrumentos empiezan a tocar algún sonecillo popular y los cantadores las más de las veces improvisan sus versos análogos a la situación del ánimo, comenzando uno y otro y repitiendo lo demás en coro.

Hay sones en que sale a la tarima una sola bailadora, que se revela con otras y otras más hasta que para de tocar el arma, flauta y guitarra o jarana. Todos los hombres que en estos guapangos se encuentran, tienen derecho de galantear a las bailadoras y estas galanterías consisten en ponerles un sombrero, atarles una banda u otro objeto, pero cuando concluyen el son, van por su prenda, entregando a la bailadora una moneda de oro o de plata que llega a pesar algunas veces una onza.

COMENTARIO

Este pequeño relato de lo que fue Tuxtepec, nos demuestra que el baile propio de esta región es el guapango, mismo que deberíamos preservar para nuestra identidad regional ya casi perdida. El indígena, viendo, aprendió a bailar el guapango y a tocar el arpa y la jarana; esto lo podemos constatar con algunas personas de avanzada edad que improvisan versos acompañados de sus jaranas, nacidos aquí en Tuxtepec o hacia la parte de Ojitlan, Jalapa a Ixcatlan.

El tuxtepecano moderno es ingrato en cierta forma o bien es dejado, pues se le ha hecho fácil inventar o crear otro baile que ni remotamente lo identifica con la región en que vive, solo porque políticamente así se le ha convenido lo  acepta, pero a costa de que, de casi perder sus raíces, el elogio es lo máximo para él, o para el político encumbrado por tres años en el poder; y la Casa de la cultura ¿qué debe hacer?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: